OCS Tunisia (I Panzerjornades)

Tras mucha insistencia por mi parte, después de semanas y semanas tan sólo dedicadas a Tarraco Viva, con sus sandalias, sus legionarios en faldita, los elefantes cartagineses y todo tan “peplum”, ayer logramos, a pesar de la “deserción” de los lleidatans, organizar una partida a mi sistema favorito, OCS, concretamente al Tunisa.

 

La verdad es que no abrigaba demasiadas buenas esperanzas en cuanto al juego y escenario seleccionados, the Tunisian Campaign, es decir, toda la campaña desde mediados de noviembre hasta el final en África. Aunque indudablemente es un escenario perfecto para iniciar a nuevos jugadores, consideraba que había pocas tropas y que el juego con varios jugadores por bando no iba a ser el más idóneo dada la poca densidad de unidades y que, en definitiva, corríamos el riesgo de no disfrutar. Por lo tanto me conformé con poder enseñar el sistema a Jordi Siré (Gen. George Sairel, comandante en jefe británico), José Mosteiro (Gen. Giuseppe Moisterini, representante del Commando Supremo en Túnez), Rafa Pujol (Gen. Rafael Guerrallini, sucesor del Gen. Moisterini) ayudado por Jordi Cairol (Gen. Georg von Kairolen, comandante en jefe alemán) ya conocedor del sistema y un humilde servidor, Xavi Piñol (Gen. Francis Painol, comandante en jefe de las tropas norteamericanas y, posteriormente, comandante en jefe aliado)… que equivocado estaba, logramos enseñar el sistema -y quiero dar las gracias al Gen. George Sairel por haberse tomado tanto interés en estudiarse las reglas-, y tuvimos una de las sesiones de juego más intensas que recuerdo haber jugado. Sesión que, todo sea dicho, se alargó desde las 10 de la mañana hasta cerca de las 4 de la madrugada.

Aquí va mi resumen de lo acontecido en esta primera sesión:

 

Después del desembarco, con sus precipitaciones iniciales los soldados se habían diseminado por la costa, camino de Túnez. Era un viaje dificil, de seis o setecientas millas, pero ¿qué importaba? Se llegaría como fuese, pero rápido; nadie sabía a punto fijo que tipo de enemigo, si es que había enemigos, nos esperaba allí, o en los frlancos, pero la moral era muy elevada, y en el aire se respiraba la emoción contagiosa del descubrimiento.

 

Todos los vehículos disponibles fueron desembarcados en Argel y puestos en la carretera. Todos salieron raudos hacia Setif y Constantina, en la carretera que iba hacia el corazón del país, por las montañas, sin encontrar oposición. Otros desembarcaron en Bona y comenzaron a distribuirse por el territorio. Otros descendieron en paracaídas en tierras de labranza. Los cazas de la RAF aterrizaban en los aeródromos, y sus pilotos, por sí solos, se hacían cargo del territorio circundante, quedándose allí tan tranquilos hasta que contingentes del Ejército llegaban a relevarles…

 

… Pero así y todo, a mediados de noviembre seguíamos sin encontrar oposición seria por tierra. Ya estábamos acercándonos a Medjez-el-Bab, que significa “Las llaves de la puerta”. A partir de aquí, dos carreteras conducen directamente al corazón de Túnez. Y fue entonces cuando comenzaron a aparecer los alemanes.

(Alan Moorehead, Trilogía Africana, Inédita Editores, 2008, pp 630 – 631)

 

INFORME DEL GEN. FRANCIS “ATILA” PAINOL SOBRE EL PRIMER MES DE OPERACIONES EN TUNEZ.

El Estado Mayor del Eje analiza la situación en Tunisia

 

El 15 de noviembre de 1942, las unidades avanzadas del V Cuerpo de Ejército británico, consistentes en la 78 División de Infantería y la 6 Acorazada se ponen en marcha en dirección a Túnez y Bizerta, apoyadas por algunos batallones aerotransportados y de comandos. Las defensas del eje consisten en elementos de una división italiana, la Superga, así como una mezcla de unidades de ingenieros, carros de combate, paracaidistas y otras unidades creadas sobre la marcha alemanas. Dichas defensas se distribuyen básicamente formando un arco alrededor de Túnez y Bizerta, en un terreno bastante complicado para el ataque. No obstante, el Gen. George “Murat” Sairel y el Gen. Francis “Atila” Painol deciden atacar de forma violenta la línea enemiga antes que ésta pueda reforzarse.

 

Los ataques, a pesar de estar   bien estudiados y coordinados no producen los efectos deseados, antes al contrario, tan sólo provocan pérdidas en las líneas aliadas.

 

Los dos mandos aliados tienen algunas diferencias de criterio en cuanto a la línea a seguir. El Gen. Sairel es partidario de una concentración de todos los recursos disponibles en el sector norte con el objetivo de seguir empujando hacia Túnez; en cambio el Gen. Painol prefiere utilizar sus tropas -los elementos de la 1 División Acorazada americana y las unidades francesas- para, a medida que vayan llegando, y lo hacen a cuentagotas, presionar al sur del frente con el objetivo de desviar recursos italogermanos y así facilitar las cosas a sus colegas británicos.

 

Visión general del Frente Tunecino

 

Los italogermanos pronto captan las discrepancias en el seno del mando aliado y lanzan algunos contrataques contra las unidades británicas. La situación en el Cuartel General Aliado se torna muy tensa y se producen agrias discusiones entre los dos comandantes aliados. Finalmente el Gen. Painol cede y presta uno de los batallones de su sobreextendida 1 División Acorazada para que proteja el flanco derecho británico (en ese momento, dos divisiones británicas reforzadas por diversos batallones independientes cubren un frente de unas 55 millas, mientras que 4 batallones de tanques norteamericanos cubren más de 120 millas de frente.

 

Con cada turno que pasaba las tropas enemigas eran cada vez más numerosas y, a la vez, el enemigo era capaz de trasladar más suministros que nosotros. Nuestro sistema logístico se colapsó a finales de noviembre.

 

Por otro lado, la guerra aérea tampoco estaba resultando demasiado satisfactoria, a pesar de contar con una gran superioridad numérica -temporal- nuestra aviación se mostró casi totalmente incapaz de destruir la aviación enemiga. Especialmente las fuerzas de bombardeo demostraron una inefectividad patente fallando una y otra vez en las misiones encomendadas, tanto en el ataque como en la defensa de las amenazadas posiciones del Gen. Sairel.

 

A finales de noviembre, coincidiendo con el colapso de nuestro sistema logístico, los italogermanos lanzan su principal contrataque contra el centro de la línea inglesa desde Sidi Nsir en dirección oeste. El resultado es catastrófico: uno de los  dos batallones de carros de la 6 División Acorazada británica es destruido así como uno de paracaidistas, dejando totalmente rodeados a tres batallones británicos.

NOTA: Dicha situación se produce básicamente por un doble turno del eje.

 

La situación en el Cuartel General Aliado se hace insostenible, las discrepancias entre los Gen. Sairel y  Painol vuelven a surgir a la hora de plantear el como salvar a las tropas embolsadas. El Gen. Sairel defiende la postura de preparar un ataque desde el noroeste de la posición para enlazar con nuestras unidades rodeadas, en cambio el Gen. Painol, consciente de la escasez en suministro y del riesgo de que la Luftwaffe o la artillería enemiga puedan abortar dicho ataque, de la escasez de suministros dentro de la bolsa es partidario de no esperar y lanzar el batallón de tanques británicos restante para intentar abrir un hueco en las líneas enemigas que permitiera a nuestras unidades retirarse. Al final se impone el plan del Gen. Painol e inmediatamente se dan las órdenes oportunas.

Para proteger el hueco producido en el flanco derecho británico -literalmente desaparecido- el Gen. Painol envía 2 batallones de la 1 Acorazada y un par de regimientos franceses.

 

El ataque de los carros británicos es una auténtica debacle siendo fulminados nada más establecer contacto con las tropas enemigas. Ante lo peligrosa de la situación acto seguido se decide poner en práctica el plan del Gen. Sairel.

La operación se inicia de forma bastante decepcionante, pero finalmente, dada la falta de suministros que también padecen los Gen. von Kairolen y Moisterini, los aliados logran abrirse paso a través de las fuerzas enemigas y liberar a las tropas embolsadas.

NOTA: Una vez más un doble turno marca la diferencia entre el éxito y lo que prometía convertirse ya en una desbandada aliada. Fue en éste momento cuando El Gen. Painol lanzaba plegarias a Dios mientras el Gen. Sairel lo hacía a Allah -textualmente- por si acaso.

 

Formación de la bolsa británica, al norte ya se ha cerrado la pinza, tan sólo un batallón de paracaidistas mantiene el paso abierto en el sur -que acabaría cerrándose pocas horas después-. 
Situación después de la operación para liberar la bolsa británica
—————————————————————————————————————————————————————————–

Una vez estabilizada, más o menos, la situación en el norte, el Gen. Sairel es enviado a Londres para informar sobre la situación en Túnez, quedando al mando de las tropas Aliadas el Gen. Painol. Inmediatamente, el Gen. Painol inicia una retirada en el sector norte para acortar y consolidar las líneas. El Gen. Painol necesita unos días de tranquilidad en el frente para poder reorganizar la línea, concentrar a la 1 División Acorazada americana y enviarla al sector centro-sur del frente.


Esta decisión se demuestra providencial ya que muy pronto el Servicio de Información da motivos de preocupación al mando aliado:

La primera señal de alarma salta cuando se detecta que el batallón de infantería italiano situado en la aldea de Moktar ha sido reforzado por lo que parece ser un batallón de artillería alemana de una unidad aún no identificada. Inmediatamente se envían patrullas de reconocimiento y se confirma la peor de las pesadillas: el Gen. von Kairolen y el Gen. Moisterini han ordenado a la 10 División Panzer que se concentre en el sector de Moktar.


El Gen. Painol toma medidas al respecto, ordena al batallón de paracaidistas que se dirigía hacia Gafsa que se desvíe hacia el Este. Por otro lado concentra los elementos que puede de la 1 División Acorazada y lanza un ataque contra el batallón italiano reforzado por la artillería de la Panzer División. El ataque tiene éxito y los Gen. von Kairolen y Guerrallini -sustituto del Gen. Moisterini- empiezan a preocuparse. Acto seguido, haciendo honor su sobrenombre (“Atila”) el Gen. Painol y ante el peligro que la posición defendida por la infantería mecanizada de la 1 Acorazada en Moktar sea arrollada por la 10 Panzer, lanza un batallón de carros americanos a la retaguardia enemiga capturando los camiones de suministro de la 10 Panzer  así como unas 400 toneladas de suministros de su depósito, destruyendo otras 400 toneladas.

 

El ataque de Painol provoca el pánico en el Cuartel General de Túnez y los Gen. von Kairolen y Guerrallini deciden que la 10 Panzer se retire  a posiciones defensivas en apoyo a las tropas italianas que defienden todo el sector centro-sur del frente; los Aliados han ganado la batalla por Moktar, a un coste muy alto, aunque son conscientes que los italogermanos no tardarán en volver a presionar en el sector.

 

Situación del sector norte del frente a mediados de diciembre de 1942 
Situación del sector centro-sur a mediados de diciembre de 1942
——————————————————————————————————————————————————————–
Como decía antes, la sesión fue muy interesante e intensa. Creo que todos la disfrutamos y, al menos yo, me quedé con ganas de seguir para ver que sucedía. De hecho hemos apuntado las posiciones para poder continuarla ya sea en vivo -mucho más divertido- o por Vassal. Todos tuvimos nuestros momentos de gloria y nuestros momentos de agonía lo que habla mucho y bien del equilibrio del juego y de la calidad de los jugadores. Esperemos a ver que nos deparará la continuación.

Escribir comentario

Comentarios: 0